Fast fashion: el totalitarismo de la moda

Forever 21, H&M, Zara, Mango, Bershka, C&A, Pull & Bear, ASOS etc, si puedo pensar en todas las marcas de ropa que he visto en mi vida no terminaría en una tarde. Hace días me deprimí de pasear en la plaza cerca de mi casa y no haber podido comprar nada, fue cuando me di cuenta que en verdad no necesitaba nada de lo que quería. La moda tiene un arma de doble filo, una es ser un consolador para la vida y otro dejarnos pobres.

d59ed44e46348f6c92f22c4ada30ed46

La mercadotecnia ha sido la mejor arma de la moda rápida, nos ha hecho creer que la mejor manera de resolver los problemas de tu vida es a través del consumismo. Compra, compra, compra, rebajas y más rebajas.

Dentro de este problema no existe tal concepto de ahorra tu dinero, pues si estás comprando el “ofertón” de 2×3 estás gastando más dinero del que en realidad tienes. Gran parte de las personas compran porque creen que lo quieren y no lo necesitan, y todo ¿para qué? ¿Para impresionar a alguien al quien no le agradas? ¿Para usar algo que se desechará en la próxima temporada?

Yo soy tan culpable como los demás, me he hecho más pobre dejándome llevar por toda la publicidad engañosa de esta ropa diseñada para desecharse. Es por eso que llamo a la moda rápida como el totalitarismo de la moda, como en la propaganda política, nos bombardean de información y ofertas que hacen de nosotros títeres consumistas creyendo que así podemos llenar un “vacío.” Algunos lo llenan con ropa, otros con tatuajes, otros con seguidores en instagram y otros con plantas, pero al final es la misma gata revolcada.

Ahora pongo un punto lo que me ha hecho repudiar este movimiento, que de un paso al frente aquel que su ropa no haya sido fabricada a través de explotación laboral y violación a los derechos infantiles.

Esta es la verdad incómoda de donde viene nuestra ropa. Muchos trabajadores –de los cuales muchos son mujeres y niños–  han tenido que vivir con pésimas jornadas laborales y sin un sueldo respetable, por no decir mucho menos de la explotación y violación a los derechos humanos.

He decido romper mi relación con estos productos, el daño ya está hecho, pero sin duda pensaré dos veces en volver a entrar a una de estas tiendas. Mis alternativas ya las tengo y por fin tengo un motivo por el cual no sentirme mal si no compro algo cada vez que voy al centro comercial.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s