Una depresión post-universidad

wip

Ilustración by moi

Todavía no quiero decir adiós. 

No quiero reaccionar todavía que dentro de veinte días terminaré mis días de universitaria (lloro mil). Dejé de escribir en este blog durante un año completo por muchísimas razones y pienso terminar este semestre de mi carrera con lo que queda del blog.

Aquellos que vivimos 4 años de universidad y experimentamos todos los tragos dulces, agrios y uno que otro entre ambos, sabemos lo triste que es decir adiós a ese gran período. Gané y perdí amigos, aprendí a apreciar muchísimas cosas y desecharme de otras.

Fue una excelente etapa de este proyecto que es mi vida.

Me tardé en darme cuenta de la importancia de aquellas cosas que hay que apreciar más, como la felicidad que te traen los amigos, aprovechar esos talleres gratuitos que vienen con la universidad, las fiestas y eventos en donde supuestamente regalarían comida pero terminabas pagando por el champurrado de $15.00 pesos. O por todos esos momentos en los que pude haberle hablado a mi crush y no lo hice.

Ahora que estoy a punto de terminar todo eso me doy cuenta lo poco preparada que estoy para entrar a todo este mundo laboral y a lo muy ansiosa que estaba por salir hace meses antes (que idiota estaba). Bueno y todo esto lo vengo reflexionando por mi último viaje con un chofer de Uber, entre más me abro a las historias de otros más aprendo y descubro cosas que me llevan a descubrir que también están en mí :O ahí el choro mareador.

Pero en fin, el título de este post se debe a este proceso que llevo viviendo hace dos meses, una ansiedad depresiva antes de salir de la universidad a lo que me llevará a una post depresión. Ahí viene la parte dura. Llevo quejándome desde hace meses sobre los aspectos negativos de mi vida universitaria cuando el resultado será que cuando no tenga que ir más estaré tan triste como Harry Potter en su último día en Hogwarts.

Todavía quedan cosas que quiero hacer y cosas que quiero decir. Pocas personas se arriesgan a hacer lo que en verdad están pensando, no quiero pensar en el término de la universidad como el final de mi vida, pero vaya que me aterra lo que viene. Todavía no sé bien lo que quiero hacer con mi vida a estos 22 años ¿Tendré éxito o no? Llego a sentir que mis seres cercanos esperan muchas cosas de mí pero no sé si llegue a cumplir todas esas expectativas. No soy la única sufriendo por toda esta incertidumbre, pero como muchos, me siento sola a mitad de una ruta con muchos señalamientos hacia destinos imprevisibles.

Si alguien tuviese los mismos pensamientos que yo me gustaría que los compartieras conmigo 🙂

Mil millones de gracias a quienes leyeron esto.

credito-2-01

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s